ENDOSCOPIA DIGESTIVA SUPERIOR

Actualizado: 9 mar

Una endoscopia digestiva superior , conocida también como esofagogastroduodenoscópia – EGDC –, es una prueba que se utiliza para diagnosticar e iniciar el tratamiento de enfermedades del aparato digestivo superior: esófago, estómago y el duodeno.




La endoscopia se lleva a cabo a través de un endoscopio que es un instrumento flexible con una lente y una cámara en su parte final., que se introduce por la boca hasta al intestino y permite a los especialistas observar imágenes en tiempo real, las que se muestran en el monitor conforme se avanza la endoscopia. A su vez, el propio endoscopio cuenta con diversos canales en su interior por el cual se pueden introducir instrumentos que dan la posibilidad de realizar a la vez otras pruebas, como por ejemplo una biopsia o llegar a realizar tratamientos.

Existen diversos motivos por los cuales se puede llevar a cabo una endoscopia digestiva A su vez, la endoscopia digestiva posee otras particularidades al margen de diagnosticar problemas en el aparato digestivo, ya que se puede utilizar para fines terapéuticos

La endoscopia digestiva o EGDC no es un procedimiento que requiera una gran preparación para llevarla a cabo. El paciente debe evitar ingerir comida o bebida durante las seis horas anteriores al examen, así como dejar su medicación habitual salvo que el especialista indique lo contrario.

Por otro lado, salvo norma general, al paciente no se le administrará ninguna medicación antes de la prueba, aunque en ocasiones se puede aplicar un anestésico local en la garganta para reducir las posibles náuseas al paso de la sonda.

La Endoscopia digestiva superior, es una prueba indolora y apenas dura entre cinco y diez minutos, el paciente notará molestias mientras se introduce el endoscopio, sintiendo constantes náuseas. La tolerancia a la endoscopia digestiva es muy variable, desde personas que no necesitan ningún tipo de sedación a otras, la mayoría, que sí la precisan. El objetivo de la sedación es aliviar la ansiedad y el dolor con el mayor efecto amnésico que sea posible.

Una vez terminada la exploración, el paciente sentirá molestias en su garganta, que estará entumecida. El paciente puede tener gases debido al aire ingerido, pero estos desaparecerán rápidamente.

La endoscopia digestiva es una prueba bastante segura en la que apenas aparecen complicaciones. De hecho, las posibles complicaciones aumentan en el momento en el que el endoscopio se utiliza para aplicar algún tipo de tratamiento.




#endoscopia #edigestiva #biopsia

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo